¿Qué ha pasado con la facturación electrónica en Colombia?

¿Qué ha pasado con la facturación electrónica en Colombia?

Desde que fue publicado el decreto 2242 de facturación electrónica, han pasado cerca de 500 días en donde todo un país ha trabajado en miras al proyecto que podríamos catalogar como el más ambicioso que la DIAN ha propuesto en los últimos años para hacerle frente a la evasión.

Durante este corto periodo hemos logrado avanzar como país hacia esta implementación, aprovechando las lecciones aprendidas de países cercanos como Chile, quien en su momento fue el primero a nivel mundial en implementar, no para reducir la evasión si no para potencializar el comercio del país.

La DIAN comenzó su proceso llevando a cabo el proyecto piloto, donde obtuvo el primer gran logro de sumar a empresas multinacionales. Cerca de 42 compañías, quisieron hacer parte, tanto del grupo de emisores propios como del grupo de proveedores tecnológicos.

Esta fase piloto nos ha dejado sensaciones encontradas frente a los procesos de compañía que se han visto impactados de manera mínima, pero a la vez sensible, al tratar de unificar criterios como la emisión del documento, su recepción y distribución. Se supone que todas las compañías facturan igual, pero al momento de definir procesos, las empresas cuentan con particularidades muy propias que requieren cierto grado de afinamiento. Sin embargo, vemos que las plataformas que el mercado propone a las compañías es “este es mi producto”. Ahora, la pregunta es ¿Cuál es el valor agregado de los operadores del mercado, si todos están regidos bajo los mismos decretos y resoluciones?
Este proceso de facturación electrónica se volvió la punta de lanza de muchas compañías emergentes y tradicionales en gestión documental, dejando de lado el componente tecnológico que, en términos fríos, la DIAN exige una experiencia y un respaldo comprobable, conociendo los desafíos tecnológicos que cruza cada año el ente regulador al actualizar sus plataformas o frente a periodos de presentación de impuestos, colapsando gremios enteros, como los contadores.

Si damos una mirada el futuro, la facturación electrónica es un perfecto jugador para el concepto que en mi diario vivir se ha vuelto el Best Seller de la tecnología, el Blockchain; esta nueva tecnología nos va a permitir tecnológicamente volver un documento inmodificable a bajo costo, de una manera sencilla y comprobable. Este es un escenario que probablemente países como Suiza, que estuvieron dentro de los 5 primeros en implementar factura electrónica, están evaluando en Crowdfunding para dar ese siguiente paso a salva guardar la información de las empresas de una manera simple e innovadora.

Quiero concluir simplemente con unas preguntas que deberían hacerse al momento de seleccionar su proveedor tecnológico para evitar los dolores de cabeza de nuestros vecinos.

  • ¿El operador tecnológico en el que está pensando cuenta con el musculo técnico y contable local para interpretar las modificaciones que se avecinan al modelo actual?
  • Desde el 1 de enero de 2019 usted tendrá que recibir todas sus facturas de manera electrónica. Teniendo en cuenta que la emisión de la factura alguien la está pagando ¿Sabe si su proveedor le cobrara por recibir esta información que de alguna u otra manera ya esta paga?

Qué va a pasar en 2 años cuando los proveedores emergentes no puedan cumplir las exigencias de normas como la ISO:27001 y su operación se vea obligada a cerrar? ¿Quién va a asumir esa Re implementación para sus clientes?

Autor
Rodrigo Reyes.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *